El mercado inmobiliario de la Costa Blanca resiste el envite del Brexit

Dos años después de que el Reino Unido aprobara contra todo pronóstico su salida de la UE, el sector inmobiliario de la Costa Blanca no ha sufrido la debacle que muchos esperaban. Al contrario, pese a la caída de hasta el 30% que experimentaron las ventas en los primeros meses por el shock inicial, posteriormente los británicos han demostrado un fidelidad a la provincia a prueba de bombas y se mantienen como el principal cliente internacional de los promotores y las agencias inmobiliarias de la zona, con cerca de un 20% de todas las compraventas de viviendas de extranjeros en Alicante.

Así, tras el repunte que empezó a percibirse en la última parte de 2017, durante el primer trimestre de este año las ventas parecen haberse estabilizado, en lo que el sector espera que sea un punto de inflexión. En concreto, de acuerdo con los datos facilitados por el Colegio Notarial de la Comunidad, entre enero y marzo los británicos compraron 1.017 casas en la provincia, dos más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, a pesar de que el adelanto de la Semana Santa de este año dejó menos días laborables.

«Teniendo en cuenta la incertidumbre que aún existe sobre todo el proceso del Brexit creo que es algo que hay que valorar porque hablamos de muchísimas operaciones», reconoce el vicedecano del Colegio, el alicantino Delfín Martínez, que recuerda la «importantísima entrada de divisas» que supone esta actividad.

Eso sí, la alegría no es completa porque, como señala el presidente de la Asociación Provincial de Promotores (Provia), Antonio Fernández, «a pesar de ser una buena noticia que las ventas hayan dejado de caer, seguramente, sin el Brexit estaríamos hablando de un incremento de las transacciones, como ocurre con la mayoría del resto de mercados internacionales».

Y es que durante el primer trimestre del año los extranjeros compraron en Alicante 5.551 viviendas, lo que supone un aumento del 10,9% con respecto al año anterior, con lo que este segmento del negocio encadena ya ocho ejercicios ininterrumpidos de crecimiento, desde que empezara a repuntar en 2011.

Entre los mercados que mejor comportamiento mostraron en la primera parte del año destaca Suecia, que suele alternarse con Bélgica en el segundo lugar entre los mejores clientes del sector inmobiliario de la Costa Blanca, y que sumó 659 adquisiciones, un 19,4% más. También llama la atención el caso de Alemania, uno de los países en los que más trabajo han realizado los promotores locales en los últimos años con el objetivo de compensar la posible fuga de compradores en el Reino Unido. Un mercado, además, donde los elevados precios de Baleares han echado una mano para que en el primer trimestre se vendieran 332 casas, un 15,3% más.

Por último también es reseñable la evolución de los rusos, que poco a poco - a medida que la economía de su país avanza y mejoran las conexiones aéreas con la provincia- empieza a recuperar protagonismo. Entre enero y marzo cerraron 285 operaciones, un 19,4%. Por su parte, Francia, Holanda y Argelia registraron aumentos más moderados, sin abandonar la tendencia positiva, mientras que los belgas redujeron ligeramente sus adquisiciones en la provincia, un 3,5%, tras la notable expansión que experimentó este mercado el año pasado.

En cuanto a los factores que favorecen este «boom» de las compras de extranjeros en la Costa Blanca, tanto el representante de los notarios, como el de los promotores coinciden en señalar que los precios de la vivienda siguen en niveles atractivos en la zona, a pesar de los últimos repuntes. A ello se suma la calidad de vida, un alto nivel de infraestructuras y, sobre todo, destacan el «tesoro» que supone el aeropuerto de El Altet, con sus conexiones directas y frecuentes a todos estos países, sin duda, uno de los factores que más pesan a la hora de comprar una casa en el extranjero.

Pero, a todo ello, el vicedecano del Colegio Notarial añade otro motivo: la enorme liquidez del mercado inmobiliario alicantino, que sitúa a la provincia como una de las que más compraventas de viviendas registra por habitante. «Es algo que nosotros no solemos pensar, pero sí que es importante para los extranjeros, ya que significa que podrán vender la casa fácilmente si necesitan desinvertir», apunta Martínez.

Por lo que respecta a la demanda nacional, los datos del primer trimestre también reflejan un considerable aumento, con un total de 5.339 operaciones cerradas, un 11,8% más, impulsados por la paulatina recuperación de las compras de inmuebles como vivienda principal y el regreso de los compradores de Madrid y otras provincias que buscan una segunda residencia.

Propiedades en España, venta y alquiler

Oficina en Alicante
Oficina en Torrevieja