NUDA PROPIEDAD

La nuda propiedad es el derecho que tiene una persona sobre una vivienda. Sin embargo, al adquirir la nuda propiedad no le proporciona la posesión de la misma al propietario, ya que el usufructo pertenece a otra persona.

Por lo tanto, el nudo propietario será el titular del bien, pero no podrá gozar de él, ni tampoco explotarlo para obtener beneficios económicos. Y los derechos de goce y explotación económica del bien le corresponden al usufructuario.

El nudo propietario podrá disfrutar de la vivienda, solamente hasta la extinción del usufructo. Es posible establecer un término fijo o determinando un usufructo vitalicio, es decir, hasta la muerte del usufructuario. Una vez llegado el momento, tendrá todo el derecho a disponer de la propiedad.

Ventajas:

Una ventaja de este derecho es poder seguir haciendo uso de la vivienda para siempre. Una seguridad avalada legalmente con las máximas garantías, registrado correctamente y con escritura ante notario. El dinero de la venta se recibe de manera inmediata, en un solo pago.

Si el usufructuario no desea continuar viviendo en su casa, podrá alquilar la vivienda y obtener íntegramente esa renta. El arrendamiento se termina en el momento del fallecimiento del usufructuario. Incluso el usufructuario puede vender el usufructo a una tercera persona y obtener otro ingreso. Con esta venta, los gastos también serán menores para el vendedor, ya que pasaría a pagar solamente aquellos correspondientes a los consumos ordinarios de la vivienda (agua, electricidad, gas), mientras que el inversor se haría cargo del IBI y gastos extras de la vivienda.

Propiedades en España, venta y alquiler

Oficina en Alicante
Oficina en Torrevieja